Bone Music

Las leyendas son ciertas, aquello que ocultaba la cortina de hierro se empieza a convertir en una curiosidad para melómanos, la primera vez que escuché sobre esos registros de audio fue a través de un documental sobre los Beatles inmerso en la idea 'Back in The U.S.S.R.'

Aquel episodio que enloqueció a moscovitas por la posibilidad de que uno de los fabulosos cuatro hubiera pisado suelo Ruso, sobre todo cuando su música era objeto de deseo alcanzable solo en la clandestinidad o gracias al arte de álbum de radiografía.

La cambiante industria de la música propició el ingenio ruso ante la censura, los discos eran motivo de censura si no eran de la Unión Soviética, la persecución del estado incluía materiales estadounidenses y británicos sin importar el género. Pero algunos industriosos fans de la mùsica encontraron la manera de saltarse esa prohibición.

En tiempo de sequía cultural, las radiografías se convirtieron en el material para registrar la música, tal como descubrió Stephen Coates, el líder del grupo The Real Tuesday Weld, cuando por accidente se encontró con esa historia por accidente en un mercado de pulgas. Algo con forma de disco llamó su atención, un objeto semi transparente en San Petersburgo se convirtió en un extraño viaje de fragmentos humanos con un sonido rudimentario que cumplía su objetivo, saltarse el cerco cultural.


Se obsesionó con esos discos y les puso de cariño "bone music", esos LPs fabricados con radiografías, que ran reproducidos en tocadiscos portátiles y que eran disfrazadas para continuar su existencia en el contrabando más tarde se convirtieron en el libro 'X-Ray Audio: The Strange Story of Soviet Music on the Bone's', donde se muestra que aquello que algunas vez fue rectangular fue dibujado y cortado a mano para obtener circunferencias imperfectas llenas de sonidos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Karipunk