Fans Only

“What Uniform can I Wear to hide my heavy heart? It is to heavy. It will always show”.

Un perro sobre ruedas, montones de muñecos de peluche, un títere-zorro con el esqueleto de la mano de Stuart Murdoch, la timidez enfundada en un animal de letras astutas, compañero de un baterista-cocinero que al aceptar estar en el grupo anunciaba que estaba harto de todas las bandas de Escocia.

La fotografía al estilo de los 60 se funde con lo naïve, la melodía pop y la metáfora que sorprende en la simpleza. Todas las imágenes son una amalgama de vídeos en Super 8, un cúmulo de escenas de la vida de alguien más, un collage de espíritu nostálgico con soundtrack de Belle ans Sebastian.

Fans Only es un acto de melancolía, de reverencia al espíritu armónico de Belle and Sebastian, reconoce al grupo que se expresa evitando ser englobado, el que antes de ser protagonista prefiere estar detrás de la construcción de escenas, ser pop sin ser populares, “una brisa casual dentro de la música” que se vuelve un culto.

Se trata de “música para gente que se siente sola o que está bastante alejada de la corriente principal”, que disfruta tanto al grupo en medio de la calle cantando a través de un megáfono como al que es capaz de incorporar al vuelo una línea sobre el escándalo de Foo Fighters en medio de The Boy With The Arab Strap.

Es un documento de creación, y aunque todo el tiempo salta la timidez de algunos de sus integrantes, el verdadero fanático puede apreciar en 15 canciones (más cuatro extras y entrevistas) la forma en que trabaja el grupo, la manera en que ha ido madurando la banda y como pasan menos cosas por accidente y más por diseño, lo fortuito ya no es una condicionante para su potencial.


0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Karipunk